Cuando Rebe me dio el sí para esta sesión brinque de alegría, y es que no hay muchas novias que se animen a “arruinar” su vestido, pero ella y su esposo Lalo se animaron con un trash the dress y me sorprendieron con la locación!

Espero que disfruten de estas fotos tanto como yo.